No cometas estos errores a la hora de comprar un escúter de segunda mano

Las motos siguen siendo el transporte estrella en este año 2023. El ahorro de tiempo que suponen a la hora de desplazarse, su facilidad para aparcar y maniobrabilidad y su menor coste de compra y mantenimiento está haciendo que muchos españoles se decanten por ellas. De hecho, la venta de motos nuevas y de ocasión ha aumentado más de un 10% en lo que va de año y por cada moto nueva se venden dos de segunda mano; sin embargo, a veces, se comenten errores cuando se compran. Por ello, los expertos de AMV nos explican cuáles son los más comunes.

Por ejemplo, a la hora de adquirir una moto, es importante no hacerlo de forma compulsiva. Una compra espontánea e irreflexiva puede provocarnos ansiedad, desencanto o frustración. Especialmente, si lo que compramos no satisface nuestras necesidades y expectativas. Por ello, lo primero que debemos preguntarnos es ¿qué es lo que realmente necesitamos? ¿para qué vamos a utilizar nuestra moto? Si tenemos pensado realizar desplazamientos únicamente interurbanos o también escapadas de fin de semana por carretera o viajes largos en moto, porque si esta es nuestra opción, quizás no sea buena idea comprar un escúter.

Si ya hemos decidido que lo que realmente necesitamos es un escúter de segunda mano, tenemos dos opciones: comprar a un vendedor particular o acudir a un establecimiento especializado. Independientemente de la opción que escojamos debemos buscar referencias del vendedor. En el caso de comprar a un particular a través de un anuncio en una plataforma online, es recomendable que nos decantemos por una que nos ofrezca las máximas garantías y seguridad y que sepamos que están especializados en la venta de motos de segunda mano. Y si preferimos la opción de comprar en un establecimiento especializado, deberíamos de buscar opiniones de otros usuarios, e incluso, hacer una visita al establecimiento y hablar con los profesionales que trabajan allí, para hacernos a la idea de su forma de trabajar.

Otro de los errores más comunes al comprar un escúter de segunda mano es no interesarse por su historial. Que esté limpia, en aparentemente buen estado y con neumáticos nuevos no significa que esté en perfectas condiciones. Se trata de un vehículo ya usado y por ello hay que preguntar, por ejemplo, ¿por qué está a la venta? ¿cuántos dueños ha tenido? ¿ha pasado todas las revisiones oficiales? ¿ha tenido algún tipo de percance o accidente? Es muy importante que hagamos una lista con las preguntas que queremos hacer y así despejemos cualquier duda que podamos tener antes de comprarlas. También hay que hacer un trabajo previo y buscar en Internet las opiniones que hay sobre el modelo que queremos adquirir.

Al igual que preguntar por el historial de la moto, también, es fundamental realizar una inspección del escúter de forma presencial. Entre otros ejemplos, en parado y con tranquilidad, observar detenidamente el exterior del vehículo y ver si presenta algún golpe o desperfecto o si hay alguna parte suelta. En lo referente a las suspensiones, hay que comprobar su estado hundiendo la horquilla varias veces. En cuanto a los frenos, las ralladuras es uno de los síntomas más claros que indican que deberían reemplazarse. También hay que examinar también el desgaste y el estado de los neumáticos y las llantas.

Por otro lado, también conviene revisar el escúter encendido y probarlo, así podremos comprobar si responde bien y su funcionamiento es normal. Lo primero es encender el motor y comprobar que no haya ninguna fuga de aceite y que el humo del tubo de escape tiene que ser casi incoloro y no oler demasiado, de igual manera el ruido del motor no debe ser excesivo. Ya que el motor está encendido, deberemos comprobar las luces, y, a continuación, es conveniente que demos una vuelta con él para comprobar si nos sentimos cómodos conduciéndolo y cuál es su comportamiento, si al abrir el gas notamos tirones, eso puede deberse a anomalías como problemas en una bujía o suciedad en el filtro de aire.

También hay que asegurarse de que todo el proceso se realiza de manera legal y transparente y para ello, lo primero es cumplimentar y firmar un contrato de compraventa. Si la operación la realizamos entre particulares y no tenemos experiencia de cómo hay que hacerlo y qué condiciones han de reflejarse en el contrato, la Dirección General de Tráfico facilita descargarse un ejemplo de contrato de compraventa de un vehículo usado entre particulares. En este documento tiene que reflejarse el precio. También especificar si el scooter dispone de seguro en vigor y que se encuentra al corriente respecto a las obligaciones derivadas de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

Además, el vendedor tiene que confirmar que no existe ninguna carga, gravamen, impuesto, deuda o sanción pendiente de pago en la fecha de la firma del contrato. Como, por ejemplo, una reserva de dominio, que es cuando la moto ha sido adquirida a través de una entidad financiera y que el comprador no será legítimo propietario del vehículo hasta que no haya satisfecho la totalidad del pago.



Más información