Los generales rusos desaparecidos revelan fallas de un ejército que tambalea (Análisis)

(CNN) — Perder a un general durante una guerra que va mal podría considerarse desafortunado. Ahora, perder a dos en 24 horas parece algo descuidado. Sin embargo, eso es lo que justamente le ha ocurrido al mando ruso en el sur de Ucrania, y los dos casos ilustran nuevas deficiencias y disensiones entre la cúpula militar rusa.

A primera hora de este martes, un misil ucraniano se estrelló contra un hotel de la ciudad costera de Berdyansk tomado por los militares rusos.

Una de las muchas bajas rusas fue la del teniente general Oleg Tsokov, comandante adjunto del Distrito Militar Sur y figura clave en la defensa rusa de las zonas ocupadas del sur de Ucrania. Se cree que era el más veterano de los aproximadamente 10 generales rusos muertos en la campaña de Ucrania hasta la fecha.

Al parecer, no era ningún secreto que el 58° Ejército de Armas Combinadas había convertido el hotel Dune en su cuartel general, pero Tsokov se había instalado en él. Y eso después de resultar gravemente herido el pasado otoño en un ataque ucraniano cerca de Svatove.

teniente oleg tsokov

Se cree que el teniente general Oleg Tsokov era el más veterano de los aproximadamente 10 generales rusos muertos en la campaña de Ucrania hasta la fecha. Crédito: Oficina de prensa del Kremlin

El batallón 58° del Ejército es un componente crítico en la defensa de las líneas del frente en la región occidental de Zaporiyia, donde las fuerzas ucranianas están intentando abrir una brecha en su contraofensiva.
Pero lo peor, mucho peor, estaba por llegar.

A última hora del miércoles, el general de división Ivan Popov, comandante del batallón 58°, difundió un mensaje de audio de cuatro minutos en el que arremetía contra lo que calificaba de traición de la cúpula militar rusa e insuficiencias que causaban bajas masivas entre sus hombres.

Su mensaje afirmaba importantes deficiencias en las defensas rusas, que los ucranianos están claramente tratando de empeorar con un enfoque recalibrado que hace hincapié en los disparos de largo alcance contra las posiciones de retaguardia rusas.

Popov dijo que había planteado cuestiones sobre «la falta de fuegos de contrabatería, la ausencia de estaciones de reconocimiento de artillería y las muertes y heridas masivas de nuestros hermanos a causa de la artillería enemiga. También planteé otra serie de problemas y lo expresé todo al más alto nivel».

Las quejas de Popov, según el Institute for the Study of War, pueden exponer importantes problemas para los rusos: que «carecen de reservas operativas que les permitan llevar a cabo rotaciones de personal para defenderse de las contraofensivas ucranianas, y que las líneas defensivas rusas pueden ser frágiles».

Pero Popov no había terminado. Continuó con lo que parece haber sido un amargo ataque contra el jefe de Estado Mayor de las fuerzas armadas rusas, Valery Gerasimov.

«Las fuerzas armadas de Ucrania no pudieron romper nuestro ejército por el frente, [pero] nuestro comandante en jefe nos golpeó por la retaguardia, decapitando traicionera y vilmente al Ejército en el momento más difícil y tenso».

En su ataque incluyó al ministro de Defensa, Sergei Shoigu. «Al parecer, los altos mandos sintieron el peligro en mí y rápidamente, en un solo día, tramaron una orden para el ministro de Defensa, me apartaron y se deshicieron de mí», dijo.

«Apoyo colosal»

Los blogueros militares rusos han sugerido que tanto Tsokov como Popov eran soldados capaces que inspiraban lealtad entre sus hombres. Tsokov, de 51 años, parece haber sido una estrella ascendente en el Ejército ruso. En 2021 pronunció un discurso en una ceremonia para cadetes militares en el Kremlin a la que asistió el presidente Vladimir Putin.

El bloguero militar Rybar señaló en un largo comentario que «Popov goza de un apoyo colosal por parte del personal: los combatientes en el frente se desmoralizaron enormemente con la noticia de la destitución del «simple» y «claro» honesto general Popov».

Las últimas palabras de Popov como comandante fueron, en efecto, dedicadas a sus tropas. «Buenas noches, mis queridos gladiadores, queridos parientes, una sola familia», dijo. «Estoy siempre a su disposición. Es un honor para mí estar con ustedes en las mismas filas».

Perder comandantes que inspiran lealtad no solo es descuidado. Es potencialmente peligroso.

Y no es que las tribulaciones del batallón 58° sean ejemplos aislados. El motín del grupo mercenario ruso Wagner a finales de junio puso en tela de juicio la eficacia y lealtad de varios altos mandos, varios de los cuales no han vuelto a ser vistos desde entonces.

Mientras se desarrollaba el motín, el general Oleg Surovikin, jefe de las Fuerzas Aeroespaciales rusas, apareció en un video con aspecto algo desaliñado y apelando al jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, que detuviera su revuelta. Surovikin había mantenido buenas relaciones con Prigozhin, que había expresado su admiración por el general.

De hecho, fue Surovikin quien organizó una retirada ordenada de Jersón en noviembre pasado, ganándose elogios por ello, tras ser nombrado jefe de las fuerzas rusas en Ucrania.

Pero fue sustituido en enero. Y no se le ha vuelto a ver desde que se produjo el motín de Wagner. En medio de intensas especulaciones sobre su estado, el jefe del Comité de Defensa de la Duma Estatal, Andrei Kartapolov, dijo este miércoles que estaba «descansando» y no disponible, un lugar curioso para estar en medio de una guerra que no va bien. El Kremlin derivó las preguntas sobre Surovikin al Ministerio de Defensa.

Este jueves, Kartapolov se encontró respondiendo a más preguntas, esta vez sobre Popov.

general ivan popov rusia

El general ruso de alto rango Ivan Popov planteó preguntas sobre las muertes y lesiones masivas de militares rusos. Crédito: Teoyaomiquu/Twitter

«Estoy seguro de que resolverán [los problemas]», dijo. «Popov debería servir en el ejército. Es un general prometedor. Lo tiene todo por delante». (El propio Kartapolov dirigió en su día el 58º Ejército de Armas Combinadas).

Pero Kartapolov también tenía lo que podría considerarse un mensaje velado para el Ministerio de Defensa, añadiendo en Telegram: «La habilidad más importante de cualquier jefe es la capacidad de ver los problemas y escuchar a sus subordinados. Por lo tanto, creo que quienes deben hacerlo han oído, han visto y tomarán medidas».

Incertidumbre y confusión

La ecosfera de los blogueros militares rusos es menos reservada.

No es la primera vez que plantean el fantasma de que la jerarquía se está regodeando en un ajuste de cuentas. Uno de los blogueros más destacados, Rybar, afirma que el destino de Popov es ilustrativo de una «cacería de brujas» que comenzó tras el motín de Prigozhin.

Un medio no oficial, VChK-OGPU, afirmó este miércoles que continúa una «guerra» dentro del Ministerio de Defensa. Afirmó que fue Gerasimov quien exigió la destitución de Popov, acusándolo de «alarmismo y chantaje a la cúpula».

VChK-OGPU alegó que Popov había amenazado con dirigirse directamente al presidente Vladimir Putin con su protesta y que Gerasimov entonces «lo destituyó de su puesto y lo envió al frente de batalla».

Se desconoce el paradero de Popov.

En medio de toda la incertidumbre y la confusión, el Ministerio de Defensa mantiene un silencio total. No se sabe nada de Tsokov dos días después de su muerte; no se limitan los daños de la intensa destitución de Popov. Ningún comentario sobre el paradero de Surovikin.

Lo que sí ofrece el Ministerio de Defensa, cuando se cuestiona su liderazgo, son apariciones bien coreografiadas del ministro Shoigu, y del normalmente invisible Gerasimov. Poco después del motín, se vio a Shoigu en una gira de inspección en algún lugar de Ucrania (aunque sigue sin saberse exactamente cuándo se grabó el video).

Mientras crecían los rumores sobre Surovikin, se vio a Gerasimov en un lugar destacado en una conferencia telefónica con el adjunto de Surovikin: una muestra de estar al mando y quizá un indicio de que Surovikin cayó en desgracia.

putin surovikin

Vladimir Putin se reúne con Surovikin durante un encuentro en el Salón de San Jorge del Gran Palacio del Kremlin en 2017. Crédito: presidencia de Rusia

Dara Massicot, experta sobre el ejército ruso en RAND Corporation, dijo en ese momento: «La elección de solo destacar una actualización bastante aburrida de VKS [fuerzas aéreas y espaciales], dados los rumores que circulan sobre el estado de Surovikin, es muy probablemente deliberada».

En un tuit del 10 de julio, Massicot añadió: «El road show de ‘todo va bien, soy un buen ministro de Defensa’ continúa, Shoigu este fin de semana visitando de repente un campo de entrenamiento».

El bloguero Rybar se hace eco de ese tema, afirmando este miércoles: «Es muy difícil negar el hecho de que ahora la dirección del Ministerio de Defensa ruso se basa principalmente en informes positivos, que deberían atajar a los negativos».

A continuación, Rybar ofrece una reflexión final. «El conflicto entre Popov y Gerasimov pone de relieve lo principal: la falta de unidad en las Fuerzas Armadas rusas. Y el enemigo seguramente se aprovechará de ello… Y, por supuesto, Rusia sufrirá por ello. Y esto es lo más triste».

Los expertos occidentales dicen que una cultura de rivalidades mezquinas, en parte impulsada por la corrupción endémica, impregna el Ministerio de Defensa y muchos escalones de las fuerzas armadas, a pesar de las necesidades apremiantes de la campaña en Ucrania.

También hay numerosos casos de incompetencia y crueldad entre los altos mandos. Un ejemplo: el fiasco de un asalto a la ciudad de Vuhledar en enero, el segundo desastre presidido por el mismo comandante.

El año pasado se produjo el caótico intento de cruzar un río en el este de Ucrania que acabó con la pérdida de la mayor parte de un grupo táctico del batallón.

Y luego está la surrealista saga de Prigozhin. Al inicio de su motín, el líder de Wagner increpó (en video) a dos oficiales militares de muy alto rango, y también dejó claro que su objetivo era la destitución de Shoigu y Gerasimov, a quienes detestaba visceralmente.

Cinco días después, según el Kremlin, Prigozhin y sus altos mandos mantuvieron una reunión de tres horas con el presidente Putin (que había equiparado el motín con la traición) para tratar sus problemas. Me viene a la mente la frase «señales contradictorias».

Cualquier campaña militar sufrirá contratiempos y confusión. Pero la invasión rusa de Ucrania rara vez se ha distinguido por una gestión ágil de los generales o un liderazgo coherente.

La pérdida de comandantes más capaces es otra señal de que la «operación militar especial» de Rusia parece menos especial cada semana.



Más información