«Es como un horno pero mil veces peor»

(CNN) — Sobrevivientes de uno de los peores desastres naturales de Nueva Zelandia describieron el dolor punzante de ser azotados por arena, cenizas y rocas en llamas durante una erupción volcánica en Whakaari o White Island en 2019 que mató a 22 personas.

Sus relatos se escucharon esta semana durante un juicio penal presentado por WorkSafe, el regulador de salud y seguridad del país, contra seis partes, incluidos tres hermanos propietarios de la isla, un lugar que alguna vez fue un popular destino turístico a tan solo 48 kilómetros del norte de la isla de Nueva Zelandia.

Cuarenta y siete personas se encontraban en Whakaari, el nombre maorí tradicional de la isla, en el momento de la explosión, incluidos una pareja de recién casados y algunas familias, que murieron o sufrieron quemaduras graves en el incidente.

A través de un enlace de video desde Australia, la turista Annie Lu le dijo a la corte este jueves que había reservado un viaje a la isla con su madre después de leerlo en un folleto, y dijo que no les advirtieron hasta que estuvieron en la isla que el volcán estaba en el «nivel dos».

“No se mencionó que las cosas fueran peligrosas”, dijo.

Según el sistema de Alerta Volcánica de seis niveles de Nueva Zelandia, el nivel dos significa “disturbios volcánicos de moderados a elevados” con potencial de erupción.

Los turistas estaban equipados con cascos y máscaras antigás, pero por lo demás no se les dijo que usaran o trajeran nada especial además de zapatos cerrados y ropa que los cubriera, dijo Lu.

“La impresión que nos dieron básicamente fue que era solo un día casual”, dijo Lu.

Pero lo que sucedió fue una terrible experiencia que dejó a Lu con quemaduras en el 38% de su cuerpo, lo que requirió múltiples injertos de piel que dejaron cicatrices en las únicas partes de su cuerpo que no fueron quemadas.

White Island Volcano

Turistas en la isla dijeron que no sabían qué tan cerca estaba el volcán de entrar en erupción. (Crédito: Cortesía de Geoff Hopkins)

«Simplemente estaba ardiendo»

El día de la erupción, Lu dijo que su madre notó una nube negra en el cielo y luego escucharon a alguien gritar «todos, corran».

El video reproducido en la corte mostraba enormes penachos de ceniza que empequeñecían al grupo de turistas, quienes habían sido escoltados por guías turísticos desde el embarcadero, donde había atracado su bote, hasta el cráter.

Lu dijo que la primera ráfaga de viento voló su casco, y mientras se zambullía para cubrirse detrás de una formación rocosa, sostuvo su máscara de gas contra su boca.

Lo que sucedió a continuación infligió oleadas de dolor casi indescriptible, dijo Lu.

“Es como si me arrojaran arena y rocas por todas partes. Dolió. Realmente dolió”, dijo. “Simplemente estaba ardiendo. Nunca antes había sentido algo así. Era como si alguien calentara algunas agujas hasta que estuvieran calientes como el hierro y luego te lo arrojaran todo”.

“Piensa en si abres un horno y el calor simplemente se precipita hacia ti. Es algo así, pero mil veces peor”, relató.

Esto es lo que sabemos de la erupción volcánica en Nueva Zelandia 1:22

El tribunal escuchó una entrevista grabada que Lu dio a la Policía varios meses después del desastre, y este jueves se le pidió que agregara más detalles sobre las consecuencias de la erupción.

“No hubo instrucciones o planes claros, todos simplemente siguieron el instinto de lucha o huida y corrieron directamente hacia el embarcadero”, dijo.

Lu dijo que entró al agua para evitar que sus zapatos se derritieran en su carne. La atención médica en el barco fue “muy limitada”, agregó, y los suministros de agua se agotaron mientras la gente intentaba lavarse lalus cenizas de la piel.

Lu le dijo al tribunal que la erupción la había cambiado “física y mentalmente”.

Antes del desastre, trabajaba en la industria de la moda. Después de eso, tuvo que tomarse un tiempo libre para curarse y ya no pudo regresar. “Tuve un cambio completo de carrera porque, ya sabes, por difícil que parezca, la industria de la moda se trata de apariencias”, dijo.

Una nube negra silenciosa

Anteriormente, el tribunal escuchó el testimonio de los turistas estadounidenses Matthew y Lauren Urey, quienes estaban de luna de miel y reservaron un viaje a la isla a través de Royal Caribbean Cruises.

Matthew Urey dijo que el mar estaba muy agitado durante el viaje en bote pequeño a la isla, y muchos pasajeros se marearon. Dijo que a los turistas se les dijo que el nivel de actividad del volcán era elevado, lo que significaba que no podían ir a algunas áreas de la isla.

“Mencionaron que tendríamos respiradores para nuestra comodidad. Eso fue todo lo que recuerdo que dijeron sobre la isla mientras estábamos en el barco”, dijo. “Es posible que hayan dado un par de otras piezas de información, pero no recuerdo nada específico”.

En la isla, Urey dijo que los guías llevaron a su grupo al borde del cráter, donde pasaron unos 10 minutos antes de caminar lentamente de regreso.

“Recuerdo que alguien gritó ‘mira’ y miré hacia arriba y vi una nube negra muy grande que salía del volcán. Y ahí fue cuando nos dijeron que corriéramos”, dijo.

Lauren Urey dijo que la nube negra ondulante estaba en silencio, pero cuando ella y su esposo se escondieron detrás de una roca escucharon un “estruendo fuerte” cuando el volcán entró en erupción y luego “gritos de ayuda y gritos de agonía”, dijo en su testimonio.

Matthew Urey dijo que le costaba respirar mientras estaban envueltos por olas de calor que, según los fiscales, alcanzaron los 100 grados Celsius o más.

“No sé si era vapor o ceniza caliente, pero estaba sobre nosotros”, dijo.

Cuando el cielo se aclaró, los sobrevivientes caminaron penosamente a través de una gruesa capa de ceniza para llegar al pequeño bote inflable atracado en el embarcadero.

“Algunas personas no resultaron tan heridas como otras, por lo que algunas personas pudieron subir al bote mucho más fácilmente que otras. (Algunas personas) saltaban sobre él y empujaban a otras personas a un lado”, dijo Lauren Urey.

Desde ese día, la pareja ha tenido múltiples cirugías e injertos de piel.

“Queríamos tener dos hijos, pero ahora se me considera de alto riesgo si decido tener hijos”, dijo Lauren Urey. “Así que esto nos ha impactado a mí, a mi esposo y a nuestras familias mucho más allá de nuestras lesiones físicas”, dijo a la corte.

Herido White Island Volcán

Imágenes de las heridas de Matthew Urey infligidas durante la erupción de Whakaari/White Island. (Crédito: Lipcon, Margulies, Alsina y Winkleman PA)

El juicio contra las compañías de turismo

Las seis partes que luchan contra los cargos incluyen a tres hermanos propietarios de la isla, Andrew, Peter y James Buttle, y su empresa Whakaari Management Ltd, así como ID Tours New Zealand Ltd y Tauranga Tourism Services Ltd.

La fiscal de WorkSafe, Kristy McDonald KC, dijo al tribunal que los pasajeros de cruceros “no recibieron información sobre salud y seguridad antes de comenzar el recorrido”, y que WML no cumplió con su deber de cuidar a los turistas que visitan la isla.

Para 2019, dijo que WML estaba obteniendo una ganancia anual de aproximadamente un millón de dólares neozelandeses (US$ 640.000) del turismo en la isla, pero no se gastó lo suficiente para garantizar que las instalaciones fueran seguras.

“WML estaba obligado a comprender los riesgos de lo que estaba haciendo. Nunca se molestó en comprender los riesgos correctamente”, dijo.

Los hermanos Buttle y WML niegan los cargos. En otra audiencia judicial que buscaba que se desestimaran los cargos, el abogado de los Buttle, David Neutze, dijo que los hermanos tenían poco control sobre las giras, según Radio New Zealand, afiliada de CNN.

Cinco organizaciones ya se han declarado culpables y están esperando sentencia, incluidas Volcanis Air Safaris, Aerius, Kahu NZ y White Island Tours.

La agencia científica de Nueva Zelandia, GNS, se declaró culpable de un cargo de no consultar con los pilotos de helicópteros sobre los riesgos, y se desestimó un cargo.

El operador de vuelos chárter de lujo Inflite se declaró culpable el año pasado y fue multado con 227.500 dólares neozelandeses (US$ 145.000 dólares) más las costas judiciales. Las acusaciones conllevan una multa máxima de 1,5 millones de dólares neozelandeses (US$ 950.000).

Se espera que el juicio dure 16 semanas.



Más información