un misil norcoreano genera una orden de evacuación

(CNN) — Un misil norcoreano desató este jueves el miedo en la isla de Hokkaido, en el norte de Japón, después de que el sistema de alerta de emergencia del gobierno advirtiera a los residentes que se pusieran a cubierto.

Millones de personas recibieron una alerta J, u orden de evacuación, poco antes de las 8 de la mañana, instándoles a buscar refugio, ya que el misil podría caer en la isla o cerca de ella.

Pero poco después, el miedo se convirtió en ira y confusión al levantarse la orden de evacuación entre informes de que había sido enviada por error, con funcionarios locales diciendo que no había posibilidad de que el misil impactara en la isla y Tokio confirmando más tarde que había caído fuera del territorio japonés, en aguas de la costa oriental de la península coreana.

Muchos residentes criticaron la decisión de enviar la alerta.

«¿Para qué sirve la J-Alert, que avisa de la caída de un misil cuando no se sabe dónde caerá?», se preguntó un usuario de Twitter. «Al final, no sirve para nada más que para inculcar al pueblo japonés la sensación de que Japón es un objetivo, y para asustarlo».

Otro usuario de Twitter dijo que incluso si la alerta hubiera estado justificada habría habido muy poco tiempo para encontrar refugio.

Corea del Norte busca expandir la producción de misiles nucleares 1:35

El secretario jefe del Gabinete japonés, Hirokazu Matsuno, defendió la respuesta del gobierno en una rueda de prensa celebrada este jueves en Tokio, pero admitió: «No corregimos la información emitida por la J-Alert».

Afirmó que la alerta era «apropiada» dada la escasa información disponible en ese momento y dijo que el gobierno actualizó la alerta una vez que se determinó que el misil no caería cerca de Hokkaido.

No es la primera vez que se producen problemas con las alertas J-Alerts. El pasado mes de octubre, Japón se disculpó por el mal funcionamiento del sistema de alerta temprana cuando los residentes de nueve ciudades y pueblos insulares de Tokio recibieron alertas por error. En aquella ocasión, Corea del Norte había disparado un misil balístico, pero no pasó por encima de las comunidades que recibieron las alertas.

La última alarma se produjo después de que Corea del Norte disparara lo que parecía ser un misil balístico de alcance medio o largo desde una zona cercana a Pyongyang, en torno a las 7.23 hora local de este jueves, según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

El ejército surcoreano cree que Pyongyang estaba probando un nuevo misil balístico, que había exhibido en un desfile militar, según un oficial militar. Ese misil podría ser de combustible sólido, un tipo de misil que puede lanzarse más rápidamente y desplazarse con mayor facilidad que los misiles de largo alcance de combustible líquido que Corea del Norte ha probado en el pasado.

El funcionario añadió que existe la posibilidad de que Corea del Norte estuviera probando una parte de un satélite de reconocimiento, como un sensor.

Corea del Norte dijo el año pasado que terminaría los preparativos para lanzar un satélite de reconocimiento militar este mes.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur dijo que el misil fue lanzado en una trayectoria elevada, volando unos 1.000 kilómetros (621 millas).

Una pantalla en una oficina de Tokio muestra este jueves por la mañana un comunicado del gobierno japonés en el que se advierte a los ciudadanos de la isla principal de Hokkaido que se pongan a cubierto inmediatamente y permanezcan en el interior de los edificios, diciendo que era probable que un misil cayera cerca de la isla. (Crédito: Kyodo/Reuters)

Mientras tanto, el ministro de Defensa de Japón, Yasukazu Hamada, dijo que el misil podría haber sido un tipo de misil balístico intercontinental (ICBM), el de mayor alcance de los misiles balísticos norcoreanos, pero que las autoridades japonesas seguían analizando los detalles.

Hamada añadió que el misil cayó en aguas fuera de la zona económica exclusiva (ZEE) de Japón.

El secretario jefe del Gabinete, Matsuno, calificó el lanzamiento de «acto indignante que intensifica las provocaciones contra toda la comunidad internacional».

«La serie de acciones de Corea del Norte, incluidos sus repetidos lanzamientos de misiles balísticos, constituyen una amenaza para Japón, la región y el mundo», declaró Matsuno.

El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur calificó el lanzamiento de «importante acto de provocación» e instó a Pyongyang a detenerlo inmediatamente, reiterando que los lanzamientos de misiles balísticos violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El lanzamiento de este jueves marcó el duodécimo día de este año en que Corea del Norte ha disparado al menos un misil.



Más información