Primera ayuda de la Cruz Roja llega a Sudán tras semanas de combates

(CNN) — La ayuda de la Cruz Roja llegó a Sudán por primera vez desde que estallaron los combates entre fuerzas militares rivales hace tres semanas, una rara buena noticia en un conflicto que muestra pocos signos de terminar.

Ocho toneladas de ayuda médica llegaron este domingo, informó el Comité Internacional de la Cruz Roja en un comunicado, lo cual ofrece un alivio a las instalaciones médicas de Sudán, duramente afectadas.

Miles de ciudadanos extranjeros han sido evacuados de Sudán y miles de familias locales han huido de la capital, Jartum, en medio de los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de Sudán y las rivales Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, por sus siglas en inglés).

Se agrava la crisis humanitaria en medio del conflicto en Sudán 2:24

Este domingo se oyeron nuevos disparos cerca del disputado palacio presidencial de la capital, Jartum, dijeron testigos a CNN.

El alto el fuego acordado este viernes siempre ha sido inestable y expira la noche de este domingo. Las RSF afirman que prorrogarán la tregua otras 72 horas, pero no hay noticias inmediatas del Ejército.

Este fin de semana, la policía sudanesa se desplegó en Jartum por primera vez desde el estallido de los enfrentamientos para «mantener la seguridad» en medio de los intensos saqueos.

Entre los efectivos desplegados había policías entrenados en combate de las Fuerzas Centrales de Reserva.

Los residentes sobre el terreno dijeron a CNN que los saqueadores han atacado intensamente los mercados y las tiendas en los últimos días.

Hatem Awadallah, ciudadano alemán de origen sudanés que vive en Jartum, contó a CNN en una llamada telefónica que fue víctima de saqueos por parte de miembros de las Fuerzas de Apoyo Rápido.

«Me desperté a la 1:30 de la madrugada con el sonido de un arma Kalashnikov que me pusieron en la cabeza y un grupo de hombres armados de las RSF… exigiéndome que les diera cualquier cantidad de dinero… o me matarían», dijo Awadallah.

Agregó que su madre, de 83 años, y su familia también fueron amenazados con armas por ladrones que les exigían dinero.

La familia terminó entregando US $14.000 mientras que los ladrones también robaron otros US$ 5.000 y destruyeron dos iPhones y un iPad con disparos.

“Saquearon un auto nuevo, una camioneta Toyota, y luego se fueron de la casa”, dijo Awadallah. “Tres de los guardias de nuestra casa que estaban amarrados, nos dijeron que los que los saquearon venían en cuatro carros armados pertenecientes a las RSF”, aseguró.

Miles evacuados

Los combates se produjeron cuando varios países informaron de la evacuación de miles de ciudadanos extranjeros.

El Reino Unido dice que ha evacuado a más de 2.000 personas hasta el momento, la gran mayoría ciudadanos británicos y sus dependientes.

El gobierno dijo que realizaría otro vuelo de evacuación para ayudar a los ciudadanos británicos a salir de Port Sudan este lunes, aunque hasta el momento se desconoce a dónde iría el vuelo.

China, por su parte, informó que evacuó a 940 ciudadanos chinos y 231 miembros del personal extranjero de Sudán a Arabia Saudita entre el miércoles y el sábado.

«Con el fin de proteger la vida y los bienes de los ciudadanos chinos en Sudán, el ejército de China recibió la orden de evacuar al personal chino en Sudán», dijo el coronel Tan Kefei.

El general Turki Al-Maliki, portavoz del Ministerio de Defensa saudí, indicó este domingo a CNN que hasta el momento habían evacuado a 5.197 personas de 100 países con barcos saudíes desde Port Sudan.

El primer esfuerzo liderado por Estados Unidos para evacuar a sus ciudadanos particulares concluyó este sábado, con la llegada a Port Sudan de un convoy organizado por el gobierno estadounidense tras un largo viaje desde la capital, Jartum.

El esfuerzo se produjo en medio del creciente enfado de los estadounidenses en Sudán, que se sentían abandonados por el gobierno de EE.UU., que había mantenido durante más de una semana que las condiciones no eran propicias para una evacuación de civiles a pesar de que todo el personal del gobierno de EE.UU. había sido evacuado en una operación militar el pasado fin de semana.

Las familias huyen de la capital

Sin embargo, aunque ya se evacuó a muchos ciudadanos extranjeros, sobre el terreno muchos sudaneses siguen atrapados en unas condiciones cada vez peores y mortales.

Cientos de personas han muerto y miles han resultado heridas desde que estallaron los combates.

Los expertos afirman que el país corre ahora el riesgo de sufrir una catástrofe humanitaria, ya que las personas que siguen atrapadas en sus hogares se enfrentan a la escasez de alimentos, agua, medicinas y electricidad.

Miles de familias que huyeron de Jartum se dirigieron a la ciudad de Shendi, donde los ciudadanos pusieron en marcha una iniciativa para abrirles sus casas para ayudarles.

A los periodistas de CNN en Sudán se les dijo que más de 10.000 familias hicieron el viaje a Shendi, 172 km al norte de Jartum, en las últimas dos semanas.

A los que no tienen familia en Shendi, los propietarios de casas en Shendi y en las aldeas cercanas como Al-Musayyab, Al-Musayyab, Al-Shaghalwa les ofrecen alojamiento gratis.

Los organizadores de la iniciativa le dijeron a CNN que recibieron a las personas que llegaban con alimentos y bebidas y ofrecieron asistencia médica. Las personas en riesgo de insuficiencia renal están siendo alojadas más cerca de los hospitales.

Toda la atención médica y la vivienda se ofrecen de forma gratuita.



Más información