Inundaciones arruinan los cultivos y ahogan al ganado en Emilia Romaña

(CNN) — Cuando empezó a llover la semana pasada en la región septentrional italiana de Emilia Romaña -uno de los principales destinos gastronómicos de un país famoso por su comida-, el agricultor Andrea Betti temió lo peor.

A principios de mayo llovió en dos semanas lo que llueve en seis meses, rompiendo una sequía de años, pero no como ellos querían. Luego llovió el equivalente a otros seis meses, esta vez en 36 horas.

«El suelo estaba seco debido a la sequía, se habían formado grietas y, como sabemos, el suelo seco se vuelve impermeable», explica Betti, que también es vicepresidente de la organización agraria Confagricoltura Ravenna. «El agua se desliza y lo destruye todo».

Lo que también se deslizó fueron huertos, viñedos y cultivos listos para cosechar. Miles de granjas siguen bajo el agua, innumerables cabezas de ganado han perecido o corren el riesgo de morir de hambre. Videos muestran cerdos nadando en la inundación. Y la lluvia continúa.

La Confagricoltura cifra los daños en 6.000 euros (US$ 6.500) por hectárea en cultivos herbáceos como trigo, cebada, maíz, soja, girasol, alfalfa y otras semillas.

Un tractor se sale de la carretera tras una inundación en las afueras de Rávena, en la región italiana de Emilia Romaña, el 20 de mayo. (Foto: Andrea Carrubba/Anadolu Agency/Getty Images)

Un tractor se sale de la carretera tras una inundación en las afueras de Rávena, en la región italiana de Emilia Romaña, el 20 de mayo. (Foto: Andrea Carrubba/Anadolu Agency/Getty Images)

El costo de los huertos frutales, viñedos y olivares es más de cinco veces superior, 32.000 euros por hectárea.

Según el grupo, 40 municipios con este tipo de cultivos están sumergidos. Si el agua se filtra, los cultivos que quedan en pie podrían sobrevivir. Pero cuanto más tiempo permanezca el agua estancada, mayor será el riesgo de pudrición de las raíces, lo que significa que habrá que replantar esos cultivos.

Coldiretti, la federación nacional de agricultores del país, afirmó en un comunicado que los daños son «incalculables» y que el sector más afectado es el de las frutas y hortalizas.

«La lenta salida del agua que queda en los huertos ‘asfixia’ las raíces de los árboles hasta que se pudren, con el riesgo de arruinar plantaciones enteras que tardarán años en volver a ser productivas», dijo el grupo.

Los cultivos ya cosechados también corren peligro. «En algunos casos el agua entró también en los almacenes y el grano húmedo dejará de ser viable, con enormes perjuicios económicos», advirtió Massimo Masetti, director del Consorcio Agrícola de Rávena, en una entrevista radiofónica.

Emilia Romaña es una de las regiones más ricas de Italia. La región produce el 9,1% del PIB del país. El empleo es del 68%, casi tres veces más que en el sur del país.

La zona es conocida como el «valle de los alimentos» y cuenta con 19 museos que celebran la cocina y los productos regionales, como el queso Parmigano, el jamón de Parma, el vinagre balsámico y otras delicias por las que es conocida la zona.

Los bomberos acuden a rescatar a personas y recuperar sus pertenencias tras las inundaciones que afectaron al distrito de Fornace Zarattini de Rávena, en la región italiana de Emilia Romaña, el 20 de mayo. (Foto: Andrea Carrubba/Anadolu Agency/Getty Images)

Los bomberos acuden a rescatar a personas y recuperar sus pertenencias tras las inundaciones que afectaron al distrito de Fornace Zarattini de Rávena, en la región italiana de Emilia Romaña, el 20 de mayo. (Foto: Andrea Carrubba/Anadolu Agency/Getty Images)

En esta región hay más restaurantes con estrellas Michelin per cápita que en cualquier otra de Italia. Las rutas gastronómicas atraen a millones de personas cada año.

Era, en otras palabras, uno de los lugares más habitables del país… hasta ahora.

Cuando un devastador terremoto sacudió el norte de la zona inundada en 2012, los daños en el corazón del «made in Italy» del país ascendieron a más de 13.000 millones de euros.

Esta inundación podría triplicar esa cifra, según Coldiretti, pero el coste real no se calculará hasta que el agua baje. Coldiretti teme que miles de cabezas de ganado se hayan ahogado.

Las organizaciones agrarias afirman que actualmente hay más de 5.000 granjas con invernaderos/viveros, establos y graneros «sumergidos», pero ni siquiera han empezado a inspeccionar las granjas y comunidades que siguen aisladas por los deslizamientos de tierra.

Los pueblos en lo alto de las colinas no habrán sufrido daños por las inundaciones, pero tras días sin alimentos, agua ni electricidad, están empezando a recibir informes de situaciones calamitosas.

Un clima extremo como el que se ha vivido este mes en Emilia Romaña deja perplejos incluso a los expertos. Luca Mercalli, presidente de la Sociedad Meteorológica Italiana, declaró a la prensa en el lugar de los hechos que no hay forma de prever catástrofes de este tipo.

«Lo único nuevo que se puede decir de las últimas inundaciones es que se han batido dos récords en 15 días en la misma región. Un suceso como el del 2 de mayo puede ocurrir una vez en un siglo, pero 15 días después se produce otro: lo realmente sorprendente es que se produzcan dos episodios de lluvias intensas en tan poco tiempo y en la misma región».



Más información