China amplió su ya amplia ley de contraespionaje. Expertos dicen que las empresas extranjeras deberían estar preocupadas

(CNN) — China expandió el alcance de su ya amplia ley de contraespionaje en una medida que, según advierten los analistas, podría crear más riesgos legales o incertidumbre para empresas extranjeras, periodistas y académicos.

Los cambios amplían la definición de espionaje de cubrir secretos de Estado e inteligencia a cualquier “documento, información, material o artículo relacionado con la seguridad y los intereses nacionales”, sin especificar parámetros específicos sobre cómo se definen estos términos.

Los ataques cibernéticos dirigidos a la infraestructura de información clave de China en relación con las agencias de espionaje también se clasifican como espionaje según la nueva versión de la ley, que entrará en vigencia el 1 de julio.

La enmienda, aprobada por el máximo órgano legislativo de China este miércoles, se produce en medio de un énfasis cada vez mayor en la seguridad nacional bajo el liderazgo del líder chino Xi Jinping, el líder más asertivo del país en una generación.

Xi supervisó una serie de nuevas normas para tomar medidas enérgicas contra las amenazas percibidas dentro y fuera de China y trató de controlar el flujo de información fuera del país durante sus 10 años en el poder.

La versión original de la ley, aprobada en 2014, ya era “muy ambigua y muy poderosa”, dijo Yasuhiro Matsuda, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Tokio. “Pero China piensa que no es suficiente”, dijo.

China Contraespionaje

Un cartel de tira cómica que advierte sobre espías extranjeros se muestra en una estación de metro en Beijing el 22 de abril de 2016 (Crédito: Kyodo/AP/Archivo)

La ley de contraespionaje ampliada se produce solo unos meses después de que China levantara sus restricciones fronterizas de la era de la pandemia luego de tres años de aislamiento autoimpuesto de covid, medidas que habían mantenido alejados a la mayoría de los empresarios e investigadores extranjeros.

“China se está abriendo y eso la hace mucho más vulnerable” a los ojos de los líderes chinos, dijo Matsuda.

Es probable que la revisión aumente las preocupaciones de personas extranjeras, como investigadores académicos o periodistas, y empresas sobre visitar u operar en China.

El nuevo lenguaje en la enmienda sugiere que “cualquier organización y cualquier persona puede ser sospechosa… y cualquier cosa puede contarse como una amenaza a la seguridad nacional” en la aplicación arbitraria de la ley, dijo Matsuda. “Esto definitivamente causará un efecto escalofriante”, dijo.

EE.UU. prohíbe nuevos equipos de empresas chinas 1:03

Mayores riesgos sobre la ley de contraespionaje

La falta de claridad sobre qué tipo de documentos, datos o materiales podrían considerarse relevantes para la seguridad nacional supondrá importantes riesgos legales para los académicos y las empresas que intentan obtener una mejor comprensión de China.

Según analistas, temas como el origen de covid, el número real de muertos por la pandemia en China y los datos auténticos sobre la economía china podrían caer en el punto de mira de la ley.

“Antes (algunas actividades) solían ser un compromiso normal, pero ahora podrían ser espionaje”, dijo Alfred Wu, profesor asociado en la Escuela de Políticas Públicas Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur.

“Algo así como un presupuesto del gobierno local que podría definirse ampliamente como relacionado con la seguridad nacional, o incluso la seguridad alimentaria”, dijo. «Los investigadores definitivamente deben tener cuidado».

China dice que sus leyes relacionadas con la seguridad nacional y el espionaje están destinadas a salvaguardar el país.

Las preocupaciones sobre la aplicación de la ley se han visto agravadas por una serie de arrestos de ciudadanos extranjeros por cargos de espionaje en los últimos años.

Los gobiernos extranjeros han descrito los casos como motivados políticamente y acusaron a Beijing de violar el debido proceso, como negar el acceso a un abogado y celebrar juicios a puertas cerradas.

En un ejemplo de alto perfil, dos canadienses, el exdiplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, fueron detenidos por China durante casi tres años.

Su arresto por cargos de espionaje a fines de 2018 se produjo poco después de que Canadá arrestara a la empresaria china y ejecutiva de Huawei Meng Wanzhou por una orden estadounidense relacionada con los tratos comerciales de la compañía en Irán.

Beijing negó repetidamente que sus casos fueran una represalia política, pero los dos hombres fueron liberados el mismo día en que Canadá permitió que Meng regresara a China.

Espionaje de china es cuestión de seguridad nacional 1:52

Las empresas están al límite

En las últimas semanas, Japón ha pedido la liberación de uno de sus ciudadanos empleados por Astellas Pharma, quien fue detenido en China el mes pasado por cargos de espionaje.

Al menos 17 ciudadanos japoneses han sido detenidos en China bajo sospecha de espionaje y otras actividades desde 2015, según la cadena estatal japonesa NHK.

Estas circunstancias ya han tenido un impacto en el personal que viaja a China desde Japón, según Kawashima Shin, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Tokio.

“Es tan difícil, muchos académicos japoneses ya han decidido no ir a China”, dijo Kawashima.

Las empresas japonesas también señalan que la definición de espionaje según la ley es “vaga”, por lo que también “vacilan en enviar empresarios” a China, dijo. “Es un gran problema”.

Un problema es que en detenciones pasadas los detalles de los casos judiciales no han estado abiertos, por lo que se vuelve difícil para las empresas o los individuos hacer evaluaciones de riesgo y juzgar en qué punto una actividad puede estar cruzando una línea legal, dijo Kawashima.

“Incluso con esta enmienda, todavía no entendemos qué tipo de documento constituye un problema de seguridad nacional”, agregó. “China puede decidir caso por caso”.

Las empresas occidentales también están al límite.

El mes pasado, las autoridades chinas cerraron la oficina de Beijing de Mintz Group, una firma estadounidense de gestión corporativa, y detuvieron a cinco empleados locales. Y este jueves, la consultora estadounidense Bain & Company dijo que la policía china interrogó al personal en su oficina de Shanghái.

Las autoridades chinas no ofrecieron detalles sobre ambos casos, incluido el motivo de la represión, pero los analistas dicen que es probable que la medida asuste aún más a las empresas extranjeras que operan en China.

“El gobierno chino ha dicho continuamente que da la bienvenida a la inversión extranjera. Sin embargo, una serie de acciones recientes tomadas contra empresas estadounidenses en China ha enviado el mensaje contrario”, dijo Michael Hart, presidente de AmCham China.

“Nuestra comunidad empresarial está asustada y nuestros miembros preguntan: ‘¿Quién sigue?’. Independientemente de la intención del gobierno, ese es el mensaje que se recibe”.

 

— Michelle Toh de CNN contribuyó con el reportaje.



Más información